¿Quiénes somos?

Somos una Organización No Gubernamental (ONG), legalmente constituida e independiente, fundada en 1996 y en actuación colaborativa con los 54 bancos de alimentos repartidos por toda la geografía española, nuestros objetivos son:

– Luchar contra el hambre y el despilfarro
– Mantener la cadena de solidaridad alimentaria, estableciendo un puente entre los excedentes de alimentos de las industrias productoras y las necesidades más cercanas.
– Promover el uso más eficiente de los recursos, convirtiendo los alimentos no comercializables pero aún consumibles en recursos solidarios.
– Participar en la reducción de la exclusión social
– Hacer realidad uno de los derechos humanos más perentorio: la alimentación suficiente y saludable de las personas.
– Contribuir al desarrollo sostenible por un mundo más limpio, gracias al aprovechamiento de productos que ya están fuera de la red comercial alimentaria.

Desde hace más de 20 años el Banco de Alimentos de Palencia hace parte activa de la comunidad apoyando a las personas más desfavorecidas de Palencia y de toda España. Bajo una situación económica crítica que se refleja directamente en el aumento de la pobreza alimentaria, fundamentada no precisamente en la escasez de alimentos sino en la falta de recursos monetarios, cabe destacar que si hay algo positivo que sacar de esta situación, es que de forma proporcional se aumenta la filantropía entre la misma población, siendo ésta una razón de peso para determinar que el hombre se engrandece cuando abre sus manos y su mente hacia los demás, y ésto hace que esta asociación cobre sentido.

Muchos rostros han pasado ante nuestros ojos como testigos de esta realidad y detrás de cada mirada hay una historia en la que se desencadenan sentimientos como frustración o esperanza, estados de felicidad o tristeza, palabras de gratitud, oídos abiertos para atender y entender que no solo nos limitamos a solventar necesidades básicas, sino a desvelar esa parte más cercana y familiar que solo requiere la escucha de un cercano.

Muchas manos se han tendido tanto para dar como para recibir, y nuestro trabajo es ejercer, de forma eficaz, de puente entre la necesidad y la generosidad.

A pesar de la escasez de recursos, poco a poco hemos ido transformando en estos últimos años un servicio precario en un servicio profesional, en dónde ya no solo importa la acción en si misma de recibir y entregar alimentos, sino que se ha convertido en una institución organizada y coherente, que cumple con la normativas vigentes de planes de riesgos laborales, seguridad sanitaria y responsabilidad civil, capacitación, planes de control de plagas, etc., y que se ha enfocado este trabajo en un trato digno y serio a quienes requieren de nuestro apoyo.

Así mismo nos hemos dotado de herramientas necesarias para cumplir con nuestra labor, como son: equipos informáticos, una carretilla elevadora, una furgoneta pequeña, etc. Pero que aún seguimos necesitando el apoyo directo de nuestras Entidades Gubernamentales, tenemos gastos constantes de agua, luz, telefonía, gasoil o alquiler, gastos de oficina y de personal capacitado, por lo cual hacemos hincapié en que la única forma de seguir trabajando de forma eficiente sigue siendo la colaboración, aquí es donde requerimos de colaboración, soporte y generosidad de nuestra sociedad de representantes políticos.

Hacemos un llamamiento a nuestros organismos de gobierno y también a entidades privadas para que hagan parte activa de esta construcción solidaria.